El PLIEGUE

  

Origami curvado-plegado de Jun Mitani. Servicios de mesa

Origami de Jun Mitami

El Instante propone en esta exposición dos miradas sobre el pliegue, la del origami y la del proceso de fermentación, dos acciones de transformación. El pliegue contiene en si mismo los planos de la existencia: la materia y el espíritu. Verso/reverso.  El pliegue es una fuente inagotable de imágenes y pensamientos. Si Leibniz analizó el pliegue y sus características para reflexionar sobre los mecanismos que explicaban su comprensión del mundo, Gilles Deleuze retoma la idea del pliegue infinito para encajar al objeto y al sujeto en un mismo sistema dinámico que nos ayuda a comprender nuestra existencia. El escritor Michaud o el pintor Hantai  se valieron de la idea del plegado para sus propias creaciones artísticas.  El origami habla de lo abierto, de la aparición de las imágenes. Plegar un papel tiene un carácter mágico, es una temporalidad ritual, mecánica. Las fermentaciones son una metamorfosis, un pliegue biológico de la naturaleza.

Origami curvado-plegado de Jun Mitani. Servicios de mesa muestra una selección del trabajo en papel de Jun Mitani, doctor en informática por la Universidad de Tokyo y artista de origami. Origami curvado muestra cómo este arte ancestral se renueva con propuestas que suman nuevas invenciones formales así como la capacidad funcional de sus objetos, por ejemplo, a través de su uso para crear servicios de mesa. El origami forma parte de una larga tradición popular de Japón donde el papel se ha utilizado ampliamente en la vida diaria, además del uso habitual, en puertas correderas, pantallas plegables, abanicos y papel de regalo. Origami es una extensión de la cultura del papel en Japón, una actividad que crea formas simplemente doblando un trozo de papel. Una de sus características es su transformación, doblado, sin cortar el papel.


Mitani es informático y matemático. Dado que el origami se hace sin cortar el papel, hay restricciones geométricas en las formas que puede adoptar un origami. Mitani es pionero en el diseño de nuevas formas de origami utilizando el enorme potencial de los ordenadores. Basándose en las matemáticas, logró crear propuestas que incluyen pliegues curvos y superficies curvas que no se encuentran en el origami tradicional. Esto expande enormemente el mundo del origami que conocemos hasta ahora. Las obras de Mitani cumplen fielmente con las restricciones de origami en el uso del papel doblado. Sin embargo, la forma del papel, una vez desplegado, no se limita a un cuadrado, puede ser un hexágono, un octágono o una forma mucho más compleja. El adhesivo se usa para estabilizar la forma después del plegado. Cuando se crea un trabajo que requiere una cierta dimensión del papel, se combinan varios trozos. Los pliegues se puntúan previamente con un plotter de corte controlado por computadora.


Origami tiene la peculiaridad de que cuando se pliega, el material se deforma continuamente entre un estado plano y uno tridimensional, y cuando se abre, vuelve a su estado plano original. De tal manera que cuando parte adherida se despega, se volverá plana nuevamente. El encolado es solo un medio para retener temporalmente la forma. Este tipo de origami es muy diferente del tradicional japonés. Es cierto que rompe parte de esta tradición, pero consecuentemente el rango de expresión artística se ha ampliado enormemente. En el origami tradición el doblado obedece a un pliegue recto. El plegado a lo largo de una curva permite generar sombreados y formas suaves. Estas opciones solo han sido posibles, por primera vez, a partir de la introducción de herramientas modernas como son los ordenadores y plotters de corte.

 

En la nave se exponen 48 origamis, creados entre en 2008 y 2019, en papel Japón.

Los origamis con alimentos fermentados, están realizados en papel resistente al agua.

En el balcón, se muestran 48 patrones usado por Jun Mitani en la elaboración de sus origami.

 

El Dr. Jun Mitani es profesor de Informática y Sistemas en la Universidad de Tsukuba (Japón). Su cuerpo de investigación se centra en la infografía, en particular en las técnicas de modelado

geométrico y su aplicación al diseño de origami. Sus obras de arte de origami son formas tridimensionales con superficies lisas y curvas. Ha publicado varios libros y colaborado en diseño (con Issey Miyake) o cine (Godzilla, 2016) y es invitado regularmente para realizar talleres y exposiciones en Alemania, Suiza, Italia, Israel entre otros países. Además de otros premios, ha sido nombrado Enviado Cultural de Japón por la Agencia de Asuntos Culturales en 2019.

Fermentaciones, de Miguel de Torres

Foto plato origami de Jun Mitani con fermentación de aceitunas de Miguel de Torres

Origamis de Jun Mitani servirán de base para alimentos fermentados elaborados por Miguel de Torres.  Un proceso natural que irá evolucionando a lo largo de los días que dure la exposición. Bacterias, mohos y hongos colonizan los alimentos y los transforman. Un pliegue biológico previsible pero azaroso sobre formas puras, geométricas elaboradas informáticamente, igualmente dinámicas. La materia del papel sujeta a fórmulas de computación y el alimento fermentado, vivo, dos acciones que crean imágenes, dos pliegues superpuestos.

 

Kumis de leche de vaca. Fermentación láctica y alcohólica de leche. Tradicionalmente en Asia central se hace con leche de yegua, aunque actualmente se utiliza también leche de vaca. Intervienen en la fermentación bacterias lácticas como Lactobacillus bulgaricus y Lactobacillus acidophilus, y levaduras como Kluyveromyces lactis, Candida utilis, Candida kéfir y Saccharomyces cerevisiae. Da como resultado una leche con entre 1 y 3% de alcohol.

 

Tempeh de garbanzos y semillas de girasol, arroz rojo. Muy común en la isla de Java. Tradicionalmente se hace con habas de soja Interviene en la fermentación el Rhizopus oligosporus.

 

Zanahorias fermentadas en salmuera. Fermentación básica en agua con sal de Ibiza.

La salmuera inhibe el crecimiento de microorganismos responsables de la putrefacción y favorece los lactobacilos responsables de la fermentación.

 

Kimchi de bok choy y rabanitos. Salmuera, ajo, jengibre. Fermentación láctica.

 

Brioche con capa de moho. Masa cocida de brioche tradicional. Se inocula la masa con el hongo penicillium roqueforti que comienza su desarrollo sobre la superficie de la masa aportando un aspecto mohoso que produce rechazo y un agradable sabor que recuerda a los quesos azules ya que el penicillium roqueforti es el fermento habitual de los quesos azules. Este plato fue servido por Andoni Luis Adúriz en su restaurante Mugaritz en el año 2015.

 

Aceitunas. Todas las aceitunas que se utilizan para comer son frutos fermentados. 

La fermentación está presente en muchos alimentos, queso, cerveza, vino, pan, pero también en otros en los que no es tan conocida como el café, el chocolate, los embutidos, el jamón serrano.

 

Miguel de Torres es informático y gastrónomo.

Más info en PRENSA

Fotos: Archivo El Instante Fundación. Ágata Sánchez-Duarte

FECHAS EXPO: de jueves 19 de septiembre a martes 22 de octubre 2019

Permanecerá cerrada al público el jueves 18 de octubre.

HORARIO: de martes a viernes 17h a 20h.

Más información El Instante Fundación:

c/Palos de la Frontera, 20. 28010 Madrid. Teléfono: 91 052 24 80.

elinstante@elinstantefundacion.org www.elinstantefundacion.org