14 MAYO 2017

 

Se encenderá el azúcar de mi cuerpo no podré escapar de la llama 

 

Tú dices que hay que abrir mundos   

pero ¿de qué hablas?     hoy es muy probable que no haya mundo     levántate serpentina olvida el tercero izquierda la ventana sobre el pasillo oscuro de la calle uno bis los árboles del invierno y del verano la pequeña pantalla sobre las colillas      solo el humo danza antes nos conocíamos y no venias nunca por aquí     con un paquete de tabaco que no llega a nada     hamburguesa de carne camastro mesa y silla.

   

ardo por abajo el fuego vivamente se comunicará a voces y gritos iluminando el hígado la calle a través de venas y arterias arde el colon     la voz de Giovanni pasada de ebullición es vapor     los intestinos a ritmo endiablado por oleadas a mis ojos llegan    

 

dime ¿necesitas más calor?   

  

necesito cambiar de cuerpo y otro que no me bese moho     no enciendas     oye la jarana    azuzan un ciervo viene hacia mí en llamas     no le tengo miedo     la hierba lo acunará cuando caiga rojo     sácame de aquí que el amor de este bicho mata     lo conectan a mi cuerpo fábrica de muebles casquería     corta el aire alrededor mío desátame de la mesa de colillas de cuándo llegas de que me pregunte quién soy qué veo     porque me quedo sin aire     me lo quitas brotas del suelo te expandes     otro como tú surge bruscamente y se sienta junto a mí y otro más como tú se asoma por la puerta en forma de islas filipinas 

tela negra azotadas por viento y granizo     para llegar hasta esta silla nunca corrí en línea recta      salté vallas     a otras renuncié     dormí aquí y allá     no llevo cuenta de lo bebido o comido cuenta de nada     me vi al mismo tiempo en diferentes caminos vi a muchos yo en un mismo camino atrás atrás vete     soplaré sobre tus manos     tu cabeza volará sobre la acera hasta reventar bajo el granizo     no sabes lo que es vivir pegado al suelo     despiértame ya que yo no puedo     sacúdeme y que no vuelva a preguntarme cuándo viene el ciervo si podré callar su canción fría ortiga o trapo húmedo     dice que me ama en cualquier lugar, eco su boca de la mía,    condenado a vivir en mí,  terrón de azúcar     ¿lo sabe él? ¿si lo tocara desaparecería?